porcat.org

Nuevas estrategias de la alimentación animal para reducir las emisiones de gases contaminantes del purín

La composición y el nivel de proteína de las dietas del ganado porcino son, respectivamente, los factores con mayor impacto en la huella de carbono de la producción de carne y en las emisiones de gases contaminantes (amoníaco [NH3] y gases de efecto invernadero (GEI; óxido nitroso [N2O] y metano [CH4]) del purín (European Environment Agency, 2017).

La sustitución de cereales por subproductos fibrosos de la industria agroalimentaria puede contribuir a reducir la estimación de emisiones de GEI de la producción de piensos, por ser ingredientes locales y por la revalorización de recursos renovables. Por otro lado, la fertilización nitrogenada de los suelos agrícolas es responsable de la mayor parte de las emisiones de N2O de la agricultura, y este GEI tiene un potencial de calentamiento de la atmósfera 300 veces superior al CO2.

La vía más importante de pérdida de N del purín es la volatilización del NH3, que no sólo tiene efectos adversos sobre la salud y el medio ambiente, sino que también representa una pérdida de N y del valor fertilizante del purín.

 

Fuente: 3tres3.com

Noticias