porcat.org

Hacemos un repaso a este año 2020

Estamos a punto de terminar un año que ha cambiado nuestra manera de hacer en todos los ámbitos. No sólo personal y socialmente, sino también profesionalmente. Los productores de porcino de Catalunya también nos hemos tenido que adaptar a las alteraciones que ha llevado el coronavirus, tomando medidas encaminadas a la prevención y protección de la salud de nuestros trabajadores y el funcionamiento de las granjas.

El sector ha garantizado en todo momento su actividad para asegurar el abastecimiento a la población, sobre todo en los momentos más críticos, como fueron los días de estado de alarma. Nos hemos adaptado a una situación excepcional y lo hemos hecho con nota.

Si bien es cierto que la crisis del coronavirus ha provocado un descenso de la economía global, ésta no ha tenido una afectación tan significativa al sector porcino, que ha visto como el número de exportaciones crecía cada mes hasta llegar a cifras históricas, provocada principalmente por la explosión comercial en China.

Así este año las exportaciones españolas de los productos frescos y congelados derivados del cerdo al gigante asiático se cuadruplicaron en los ocho primeros meses de 2020, según los datos de la balanza comercial ofrecidos por la Secretaría de Estado de Comercio. Sólo en julio de 2020, España exportó tanta carne de cerdo (210.400.000 de euros en valor) como en todo el 2018.

En un momento en que el sector obtiene buenos resultados económicos, y ante los retos medioambientales (deyecciones ganaderas, cambio climático ...) y de bienestar animal, desde PORCAT os animamos a aprovechar este momento para invertir en la modernización de las granjas, para hacerlas más eficientes y, sobre todo, más adaptadas a los nuevos retos.

No quisiéramos despedir este año sin hacer un breve repaso a las noticias más destacadas que nos han acompañado este 2020:

 

Peste Porcina Africana (PPA)

El 10 de septiembre conocíamos la noticia de la llegada de la PPA en Alemania mediante un jabalí encontrado en un área cercana de Polonia. A partir de aquí, el país germano junto con Polonia y la República Checa, acordaron trabajar de forma conjunta y coordinada para vigilar la evolución de la epidemia. Ver la noticia aquí.

Ante el avance de la enfermedad por Europa, PORCAT reclamó al Departament d'Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació (DARP) extremar las medidas de prevención en la importación de animales vivos de la especie porcina para evitar la entrada de la enfermedad en Catalunya, así como la necesidad de regular la sobrepoblación del jabalí. Ver la noticia aquí.

El DARP ya contaba con un Plan de contingencia donde se recogían acciones inmediatas, a medio y largo plazo, destinadas a responder en caso de que la enfermedad se detectara en el territorio catalán. Además, se reforzaron las medidas de vigilancia en los camiones que llegaban de Francia por el aumento de las entradas de cerdos de matadero procedentes de otros países. Ver la noticia aquí.

Por su parte, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) publicó un informe donde se recogían los principales problemas con los que se están encontrando los países europeos afectados por la erradicación de la enfermedad en cerdos domésticos. Y, por primera vez, la OIE y la FAO se enajenaron para detener la propagación de la PPA. Ver la noticia aquí.

Todo ello en un momento en que conocíamos la fecha de la puesta en marcha de la nueva ley de sanidad animal: el 21 de abril de 2021, con la que se quiere mejorar las normas sobre salud animal y crear un sistema común para detectar y controlar las enfermedades y combatir los riesgos de seguridad para la salud, la alimentación y los piensos. En esta noticia repasábamos los puntos más destacados de la nueva normativa. Ver la noticia aquí.


Bioseguridad

Durante estos meses, PORCAT ha insistido en varias ocasiones sobre la importancia de implementar medidas de bioseguridad en las granjas para evitar la llegada de enfermedades como la PPA en Catalunya. Un mensaje con el que ha querido concienciar a las granjas en que la bioseguridad "debe verse como una inversión, y no como un coste".

La buena noticia la daba la directora general de Agricultura, Elisenda Guillaumes, cuando anunció que el 37% de las explotaciones catalanas cuentan con niveles muy elevados en seguridad, higiene y bienestar animal. Estas cifras indicaban que la bioseguridad en las explotaciones catalanas habían mejorado en los últimos dos años de manera "considerable". Ver la noticia aquí.

En el caso de España las cifras también eran buenas El optimismo nos llegaba de la mano de expertos en vigilancia sanitaria, los cuales aseguraban que España se situaba en una "posición media" respecto al resto de países europeos en bioseguridad a las explotaciones porcinas. Sin embargo, también aseguraban que había que mejorar el grado de concienciación del sector. Ver la noticia aquí.

 

Bienestar animal

Este año hemos visto como los ministros de Agricultura de la Unión Europea han dado un paso adelante en bienestar animal para elaborar un etiquetado común para todos los países miembros para garantizar la salud física, el estado emocional y el comportamiento de los animales productores de alimentos. Ver la noticia aquí.

Países como Alemania y el Reino Unido han tomado medidas para garantizar la calidad de la vida de los animales. Mientras que en Francia, se ha registrado un alto porcentaje de incumplimientos en los requisitos básicos que establece la legislación para reducir mordeduras de cola y evitar el rabón. Ver la noticia aquí.

Precisamente sobre este tema, el Departament d'Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació (DARP), junto con el IRTA, elaboró ​​una ficha técnica para la prevención de la caudofagia en granjas porcinas y el veterinario danés, Michael Agerley, va concedió una entrevista a PORCAT para explicar las medidas que Dinamarca ha puesto en marcha para evitar esta práctica. Ver la entrevista aquí.

Finaliza el año y seguimos esperando la Ley de Bienestar Animal, en un momento en que parece que haya discordancia entre lo que la sociedad y los consumidores consideran que es el bienestar de los animales y entre lo que realmente es, desde el punto de vista científico. Ver la noticia aquí.


Medio ambiente

En este año 2020, las granjas catalanas han tenido que cumplir con siete nuevas exigencias: el uso del GPS para la aplicación del purín, la prohibición de la aplicación del purín con abanico, el uso del conductímetro en la aplicación del purín, la detección de fugas en las balsas de purines, la Declaración Anual de Nitrógeno (DAN), la aplicación del asesor de fertilización y el código de buenas prácticas.

Un buen puñado de obligaciones que se han tenido que implementar en un periodo de tiempo relativamente corto y que han supuesto un incremento muy considerable de tareas administrativas y gastos económicos en las explotaciones. Ante esta situación, PORCAT ha alertado en varias ocasiones durante este año de que las trabas burocráticas "no ayudan a la modernización del sector". Ver la noticia aquí.

Por su parte, el DARP convocar las ayudas de minimis para la adquisición de equipos de medida de la concentración y / o equipos electrónicos de dosificación en cisternas de aplicación de purín. Aunque PORCAT ha visto insuficientes las soluciones de los Departament para ayudar a los ganaderos en la gestión de las deyecciones. Ver la noticia aquí.

Un año donde finalmente se pudo demostrar que la ganadería no era el principal factor de contaminación ambiental, mediante estudios e imágenes de satélite compartidos por la Agencia Espacial Europea. Así se evidenciaba una disminución significativa en Italia y España de la concentración de contaminantes, como el dióxido de nitrógeno. Ver la noticia aquí.


¡Felices Fiestas!

Noticias